Cómo Colocar La Almohada Correctamente Para Cuidar El Cuello Y La Columna

Las almohadas son de gran importancia para el descanso de las personas. Cumplen un papel fundamental en la conservación de una buena postura durante la noche. Pero, cuando se usan de forma incorrecta puede convertirse en un problema.

Es tanta su relevancia que cuando no sabemos usar una almohada correctamente, podemos terminar desarrollando problemas en el cuello y la columna. Por suerte, no hay gran misterio detrás de ello, hoy te contamos al respecto para que puedas notar cómo mejora tu descanso al conocer esta información.almohada adornada en el borde

Importancia De Usar La Almohada Correctamente

La posición correcta que le da un buen soporte al cuello es estando de pie. Pero al contrario, lo que sucede al acostarnos es que ese apoyo se pierde, por lo que es necesario utilizar algún complemento que cumpla esa función.

La almohada juega justamente ese papel, ya que ese soporte que la musculatura y vértebras le dan al cuello, se sustituye por el producto al estar acostados. Es así como se consigue que se conserve en la noche una correcta alineación del cuello y la columna vertebral.

Pero, hay que entender que no se trata únicamente de usar una almohada para lograr ese efecto. Se debe tratar de un buen producto que se utilice correctamente, de lo contrario no se aprovecha la función.

Por lo tanto, si buscas una nueva almohada debes asegurarte que ofrezca un buen apoyo para el soporte de la cabeza. También, que ofrezca una buena adaptación que ayude a mantener el cuello en una posición correcta con su curvatura natural sin que el producto llegue a deformarse.

¿Cuál Es La Forma Correcta De Usar La Almohada?

Una vez que sabes qué tipo de almohada es para ti y la tienes en casa, es momento de saber cómo aprovechar sus propiedades. A veces incluso con nuevos productos llegamos a sentir que el descanso no es óptimo y se debe a que el uso de las almohadas es incorrecto.

Cuando se usa una buena almohada de forma inadecuada, se perjudica la calidad del sueño. Por consiguiente, es habitual en esos casos que despiertes con dolores y la sensación de que no has descansado lo suficiente.

Por eso, es necesario aprender a usar la almohada correctamente. Lo primero es la colocación del producto en la cama, la cabeza ha de estar totalmente apoyada en este. Los hombros no deben reposar allí, lo correcto es que descansen sobre el colchón.

Tienes que sentirte cómodo, relájate y deja caer todo el peso de la cabeza sobre la almohada. Lo ideal es que no sientas tensiones ni molestias durante por las noches. Pero, si aún haciendo estás cosas el sueño a veces no es tan favorecedor, es posible que no estés usando la almohada perfecta para tu perfil de durmiente.mujer durmiendo posicion fetal con cojin entre piernas

Considera La Posición Al Dormir

Si hay información útil para saber cómo una persona debe usar las almohadas durante el sueño, es la posición usada para dormir, ya sea boca arriba, abajo o de lado. Porque cada una aporta datos de relevancia sobre cómo optimizar las posiciones con los productos.

Dormir De Lado

Es la posición más recomendada para los durmientes en general. Para usar la almohada en este caso, es necesario que el cuello quedé lineal con la columna vertebral y que las caderas y piernas estén flexionadas.

Para ello, es necesario que la almohada a usar tenga una buena altura que permita mantener una postura similar a cuando estamos de pie. De hecho, se recomienda usar un complemento adicional entre las rodillas que ayuden a evitar que la columna lumbar se rote.

Si te gusta dormir hacia el lado derecho, hay que flexionar la rodilla izquierda y la cadera mientras se giran los hombros.

Dormir Boca Abajo

Hay que comenzar por aclarar qué se trata de la postura menos recomendada para el descanso, según los consejos de los expertos. Esto se debe a que cuando nos acostamos boca abajo se obliga a que la columna mantenga una postura no natural.

Además, el estar acostado boca abajo contribuye a que se generen lesiones cervicales y contracturas. Porque el exceso de tensión que sufren las vértebras obliga a adoptar una posición que permita mejorar la respiración durante el sueño.

Por lo cual, algunos recomiendan usar almohadas muy delgadas y otros simplemente refieren que es mejor dormir sin almohada. Porque sino más allá de adoptar una postura no natural, se obliga a mantener el cuello un poco hacia atrás.

Dormir Boca Arriba

La segunda posición recomendada, siempre que se siga con cuidado las indicaciones para usar la almohada correctamente. Lo primero a cumplir es que el reposo de la espalda debe ser sobre el colchón, mientras que la cabeza debe permanecer sobre el complemento.

Por eso, la almohada a usar no debe ser demasiado alta, solo los cm necesarios para que la cabeza permanezca a la altura de los hombros bien alineada. De lo contrario, podrías sufrir de hiperextensión cervical con un producto muy delgado, y con uno muy alto hay posibilidad de padecer de contractura cervical por tener demasiada flexión en el cuello.mujer durmiendo boca arriba

Almohada Cervical ¿Cómo Usarla?

Si has decidido usar una almohada cervical o piensas comprarte una, debes saber que no hay que dejarse intimidar por su peculiar diseño, solo basta informarse para conseguir un buen descanso libre de dolor.

Una de las primeras cosas que llama la atención es la zona curvada del producto. Dicho espacio tiene como finalidad el reposo del cuello, así se logra mejorar el confort de la almohada cervical para dicha parte.

Así como hay una parte de la almohada curvada, también encontrarás una más plana donde se debe colocar la cabeza. Todo en conjunto favorece la correcta alineación del cuello y su curvatura natural.

Para que tengas una idea, al usar la almohada cervical debe visualizarse la línea recta en el cuerpo mientras permanece de costado, por ejemplo. Es un indicativo de que se tendrá un buen descanso y se evitarán dolores y molestias corporales.

¿Qué Debo Evitar Hacer Con La Almohada Cervical?

La almohada cervical es realmente maravillosa para la salud y el descanso. Así que aprender a usarla correctamente es vital para poder aprovechar sus propiedades y no tener una mala experiencia por cometer ciertos errores.

Porque un problema común, por ejemplo, es que las personas suelen usar la zona destinada al cuello, para colocar la cabeza. Puede parecer algo insignificante, pero cuando se realiza esto se adopta una mala postura, lo cual puede favorecer el desarrollo de problemas cervicales, dolor en el cuello y en la espalda.

Lo mismo sucede cuando se dobla la almohada cervical, porque se entorpece la correcta finalidad de todo el producto en sí, un error común que la mayoría de la población comete.

De igual manera, una situación común es que las personas al adquirir una almohada cervical se sientan insatisfechos en los primeros días. Pero, no hay que confundirse, esto no quiere decir que uses un complemento inadecuado, sino que se debe atravesar un periodo de adaptación para notar su beneficio.

Por lo tanto, lo ideal es que comiences a usar tu nueva almohada cervical con paciencia y en algunos días podrás notar las maravillas de sus propiedades.durmiente de lado con almohada cervical

Hay varios factores que influyen en la elección de la almohada correcta, pero en este caso nos vamos a fijar en dos esenciales: firmeza y material. En ambos se consiguen diferentes opciones en el mercado, la selección de uno en específico dependerá de tu perfil de durmiente.

Primero hablemos de la firmeza, de las primeras características a considerar, al igual que sucede con los colchones. Se recomienda que está tenga una relación estrecha con la complexión de la persona, mientras más grande, más firme y para los delgados mayor suavidad.

Sin embargo, en términos generales la firmeza equilibrada es siempre lo mejor. Aunque, en el caso de los niños y personas que duermen boca abajo la firmeza baja es preferible. Pero, si tienes dudas al respecto, usa una de firmeza media, lo importante es que la cabeza quedé bien alineada.

Hay muchos tipos de materiales a encontrar en las almohadas: látex, viscoelástico, entre otros. Debes indagar sobre las características de cada material con el cual está hecho para decidir. Por ejemplo si eres alérgico una almohada de látex te irá bien y si eres caluroso el uso de modelos de plumas te harán sentir más cómodo.

¿Y Qué Sucede Con El Grosor?

Se habla mucho también sobre el uso de almohadas muy altas o delgadas, todo en referencia al grosor o altura. Un factor que será decisivo en el descanso y se selecciona en base a las posturas para dormir para evitar problemas cervicales.

Si duermes boca arriba se debe procurar no usar una almohada muy alta, de lo contrario es fácil que se presenten espasmos musculares y tensiones, tanto en la zona cervical como en el resto de la espalda. 

Para quienes duermen de lado se recomienda el uso de una almohada más alta. Ya que, la idea es que el espacio que queda entre la oreja y el hombro al estar acostado de lado, se llene. De esa manera, se logra evitar tensiones y conservar una buena postura en la espalda y cuello en el colchón.

Ahora, para la persona que prefiere descansar boca abajo la almohada más fina es perfecta. Porque permite que la cabeza no se gire demasiado, manteniendo una mejor postura, aunque no es la más recomendable de usar.

Nuestras Conclusiones

Hasta los momentos se podría atribuir la responsabilidad de despertar con dolores de cuello y en la cervical a otras cosas. Pero, gracias a estos datos, sabemos que usar inadecuadamente la almohada en el colchón es una posibilidad ante ello.

Por lo tanto, no olvides fijarte en tu posición favorita al dormir para usar la almohada correctamente, de forma que la cabeza, cuello y columna queden bien alineados. De esa manera, lograrás tener un buen descanso y favorecer la salud.hombre en dos posiciones de dormir

Maya García
Maya García
Catadora & Escritora. Maya es nuestra escritora favorita. Pero no solo se le da bien escribir, también es una catadora profesional de colchones. Su tarea es viajar por diferentes hoteles probando colchones, almohadas, sábanas... por lo que podríamos decir que trabaja durmiendo.